0

El Santuario de la Virgen Negra de Chestojova, Polonia, uno de los sitios más venerados de la cristiandad

meneame_share

El turismo religioso mueve un importante número de peregrinos que viajan por todo el mundo siguiendo las huellas de los hechos bíblicos o de las apariciones de santos y vírgenes.

Dicen que el gran amor espiritual del joven Woytila fue la Virgen Negra de Chestojova que la visitó en repetidas ocasiones como estudiante, sacerdote y ya con la investidura papal como Juan Pablo II.

chestojova El Santuario de la Virgen Negra de Chestojova, Polonia, uno de los sitios más venerados de la cristiandad

A partir de ahí, millones de polacos fervorosos ha convertido el Santuario en uno de los centros de peregrinación más venerados de la cristiandad.

Los primeros datos históricos datan de 1382 cuando el ejército polaco que llegó a Polonia huyendo de los tártaros, traía la imagen de la Virgen Negra atravesada por una flecha, un cuadro rescatado durante el saqueo de Belz gracias a una providencial y misteriosa nube que cubrió el palacio real.

Cuatro años el ícono fue acogido en un monasterio levantado en Chestojova  con tal propósito y poco después, el rey Jagielo hizo levantar una catedral gótica alrededor de la capilla de Nuestra Señora de Chestojova.

En 1430 los husitas checos volvieron a dañar la imagen con una espada y cuenta la leyenda que cuando los monjes pudieron recogerla entre el lodo y la sangre, brotó una fuente que utilizaron para limpiarla. Todavía hoy son visibles en el rostro de la virgen las cicatrices de la flecha tártara y de la espada.

Pero el milagro por el que la Virgen Negra de Chestojova es más conocida ocurrió en 1655 cuando las tropas suecas invadieron la ciudad. Los soldados polacos que defendían el sitio, le pidieron fervorosamente a la Virgen que los librara de los enemigos quienes, sorpresivamente y contra todo pronóstico, se retiraron sin haber tomado el Santuario.

Los túneles utilizados por los monjes para refugio, acogieron también muchas reuniones clandestinas de estudiantes y obreros disidentes durante la dictadura soviética.

Hoy en día es un destino religioso y turístico que permite unir el gusto por viajar con el deseo de renovar el espíritu.

Foto: Ocho Leguas


meneame_share

Escribe un comentario